DESCUBRE LEYENDAS

Legendario Literario Hispánico del siglo XIX

Proyecto I+D Ministerio de Economía y Competitividad FFI 2013-43241R

Publicación

en  Francisco L. Hidalgo, Ángel del Arco, El Romancero de Jaén. (1862) ROMANCE XXVI.

Acontecimientos
Venganza del antiguo amante
Personajes
Beatriz Uceda, Diego Osorio
Enlaces

Pérez Ortega, Manuel Urbano, “Antonio Guijosa y Gómez, un poeta romántico olvidado de Cabra”, Contraluz: Revista de la Asociación Cultural Arturo Cerdá y Rico, ISSN 1698-8817, Nº. 5, 2008, págs. 327-332: "Una cruz en piedra –lo que anotamos para el lector ajeno a las tradiciones giennenses,   y porque explica un tanto la leyenda- que originariamente fuese la picota y la que aún se alzaba frente a la fachada del antiguo pósito de la ciudad de Jaén, lugar que servía de  albergue a la tahurería, cuando se redactara El Romancero. Demolidos el pósito y la cruz, la  de hierro, que se eleva hoy sobre una columna barroca en la actual plaza de su nombre, se  levantó en las décadas centrales del siglo XX" (pág.328).

LOCALIZACIÓN

PLAZA EL PÓSITO

Valoración Media: / 5

La  Cruz  del  Pósito

 
                    I.
 
El  siglo  décimo  quinto
muere  ya,  de  sus  empresas
al  panteón  de  la  historia
dejando  gloriosas  fechas.
Es  de  noche:  una  ciudad
que  es  de  la  lealtad  emblema,
de  los  árabes  codicia,
y  del  suelo  andaluz  puerta,
muda  al  pie  de  una  montaña
y  en  negras  nubes  envuelta
oye  al  huracán  que  silva
al  sacudir  las  veletas,
y  ve  rasgar  al  relámpago
brillante  las  sombras  densas.
 
El  agua  cae  a  raudales,
brama  ronca  la  tormenta,
y  no  hay  un  bulto  que  cruce — 230—
las  tristes  calles  desiertas.
Duerme  Jaén;  tal  vez  solo
dos  hombres  callados  velan;
uno  entre  la  sombra  espía,
y  otro  al  pie  de  una  Cruz  reza.
 
Quiénes  son  calla  la  historia,
mas  la  tradición  lo  cuenta,
y  yo  narrarlo  pretendo
tomando  al  vulgo  por  lengua.
 
Vino  a  Jaén  desde  Flandes
doncel  de  noble  presencia
capitán  de  aquellos  tercios,
rico  en  honores  y  en  rentas.
 
Buscando  dulce  descanso
a  las  fatigas  guerreras,
casó  con  Doña  Beatriz
hija  de  Iñigo  de  Uceda.
 
Mas  tomó  en  mal  hora  estado;
que  la  dama  ilustre  y  bella
se  unió  tal  vez  al  de  Osorio
por  razones  de  nobleza,
y  a  otro  hombre  su  pecho  amante
daba  adoración  secreta —  231  —
mientras  de  esposa  a  Don  Diego
daba  la  mano  en  la  Iglesia.
 
Pasaron  meses  y  años
y  fuese  tedio  o  sospechas,
de  su  pasión  al  de  Osorio
quedaron  solo  pavesas.
 
Doña  Beatriz  del  desvío
lloró  en  silencio  la  pena;
si  no  en  el  sitio  herida,
lastimada  en  la  soberbia.
 
Y  así  los  días  pasaron
guardándose  ambos  sus  quejas
y  abriendo  con  el  silencio
camino  a  pasiones  nuevas.
 
Y  en  orgías  borrascosas
y  en  aventuras  secretas
quiso  de  su  amor  primero
borrar  Osorio  las  huellas.
 
III.
 
En  la  casa  de  Gil  Pérez
y  en  angosta  callejuela
hay  varios  hombres  reunidos
en  redor  de  una  ancha  mesa.
 
Nobles  son  si  no,  en  los  hechos —  232—
al  menos  en  la  ascendencia
los  que  de  Gil  en  la  casa
ponen  a  un  dado  su  hacienda.
 
Con  ellos  está  el  de  Osorio;
pero  con  suerte  tan  negra,
que  no  tira  vez  los  dados
que  lo  que  marca  no  pierda.
 
Pero  Don  Diego  no  es  hombre
que  en  sus  propósitos  ceda,
y  así  mientras  más  desgracia
mas  tesón  pone  en  vencerla.
 
Luchando  con  su  fortuna
perdió  así  puesta  tras  puesta
primero  el  oro  y  después
las  alhajas  y  las  tierras.
 
Ebrio  de  ira  a  su  escudero
llama  y  que  le  traiga  ordena
cierta  joya  a  Beatriz  dada
al  desposarse,  con  ella.
 
Partió  el  escudero  y  pronto
volvió  con  esta  respuesta:
 
«Doña  Beatriz  vuestra  esposa
la  joya  a  entregar  se  niega;
porque  siendo  según  dice
de  vuestros  amores  prenda,
solo  a  vos  y  por  su  mano
hará  tan  costosa  entrega.
Para  eso  aquí  se  dirige
seguida  de  la  su  dueña;
salir  vos  a  recibirla —    233—
Señor,  que  estará  ya  cerca.  »
 
Rieron  los  jugadores,
montó  el  de  Osorio  en  soberbia
y  ciego  salió  a  la  calle
la  mano  en  la  daga  puesta.
 
IV.
 
Volvió  a  casa  de  Gil  Pérez
Osorio  la  vista  inquieta,
lívido  el  labio  y  la  frente
de  frío  sudor  cubierta.
 
Puso  en  la  mesa  una  joya
y  al  tirar  con  mano  trémula
los  dados,  oyó  en  la  calle
su  nombre  a  una  voz  resuelta:
 
«¿En  dónde  está  el  asesino
de  Doña  Beatriz  de  Uceda?
justicia  demando  o  plaza
para  vengar  tal  vileza »
 
Puesta  en  la  espada  la  mano
bajó  Osorio  la  escalera;
que  acaso  de  antiguos  celos
sintió  la  herida  entreabierta.
 
Tiraron  los  jugadores
dados  y  lámpara  y  mesa, —    234-
y  guardando  las  ganancias
buscaron  raudos  la  puerta.
 
Llegó  a  la  calle  Don  Diego
y  hallándose  un  hombre  en  ella
cerró  con  él  y  de  entrambos
fueron  las  espadas  lenguas.
 
Más  como  iba  Osorio  ciego
y  hallóse  una  mano  diestra,
bien  pronto  corrió  la  sangre
que  le  quemaba  en  las  venas.
 
V
 
Duerme  Jaén,  en  sus  calles
tan  solo  dos  hombres  velan,
uno  entre  la  sombra  espía,
y  otro  al  pie  de  una  Cruz  reza.
 
—Qué  voto  cumple  el  romero,
pregunta  al  que  ora,  el  que  observa.
—Vengo  a  rogar  por  las  almas
del  de  Osorio  y  la  de  Uceda.
—¿Sabéis  esa  historia?
—Al  cielo
pluguiese  no  la  supiera,
y  esta  Cruz  no  fuera  entonces
mudo  juez  de  mi  conciencia.—    235—
 
—Luego  ¿sois?....
Don  Lope  de  Haro
de  Doña  Beatriz  la  bella
galán  un  tiempo,  y  más  tarde
su  vengador  en  la  tierra.
 
Partió  el  romero;  el  espía
quedó  inmóvil  de  sorpresa
frente  a  la  piedra  que  el  nombre
de  Cruz  del  Pósito  lleva.
 
A  otro  día  cuando  el  sol
iba  a  mediar  su  carrera,
entraba  Don  Lope  de  Haro
de  San  Francisco  en  la  regla.

 

 

FUENTE

Guijosa  y  Gómez,  Antonio,  “La  cruz  del  pósito”,    en    Francisco  L.  Hidalgo,  Ángel  del  Arco,   El  Romancero  de  Jaén.  (1862)  ROMANCE  XXVI.

 

Edición: Pilar Vega Rodríguez