DESCUBRE LEYENDAS

Legendario Literario Hispánico del siglo XIX

Proyecto I+D Ministerio de Economía y Competitividad FFI 2013-43241R

Publicación

Páginas sevillanas: Sucesos históricos, Personajes célebres, Monumentos notables, Tradiciones populares, Cuentos viejos, Leyendas y Curiosidades, 1894. Sevilla [s.n.] Imp. de E. Rasco, pp.71-74.

Acontecimientos
Traición
Personajes
Susona, Diego Susón
Enlaces

LOCALIZACIÓN

CALLE SUSONA

Valoración Media: / 5

La Susona

El barrio de Santa Cruz es sin duda el que menos alteraciones ha sufrido en el trascurso de los tiempos, y hoy en día, que tan variada se encuentra Sevilla, el que transita por las callejuelas estrechas, tortuosas y desiguales de dicho barrio se cree trasportado a otros siglos bien distantes del presente y a épocas que se fueron para no volver nunca.

Hay en Santa Cruz una travesía lóbrega y de miserable aspecto, llamada en lo antiguo calle del Ataúd[1], de la que nos ocuparemos en estas líneas al relatar una historia cuyos pormenores y detalles ha conservado hasta nosotros la tradición.

Cuando en Sevilla se comenzaron a hacer los primeros trabajos para instalar el Tribunal de la Fe, por los años de 1481, el pueblo, que comprendió bien pronto la importancia y el dominio de aquella —72—institución que nacía, lejos de mirarla con indiferencia, ocupóse mucho del asunto, discutiendo cada cual ampliamente sobre él, y dividiéndose hasta tal punto las opiniones, que se formaron dos bandos numerosos, compuesto uno de defensores de la Inquisición y el otro de enemigos de ella.

Este último bando estaban afiliados los muchos judíos que por entonces habitaban en nuestra ciudad, y los cuales no pudieron por menos de sentir gran terror al contemplar los actos del Tribunal de la Fe y enterarse de los fines principales para que había sido creado.

Creció cada vez más el miedo de los israelitas— ante las sentencias que la Inquisición fulminaba diariamente, y entonces empezaron a reunirse en la aljamia[2], celebrando con la mayor cautela muchos conciliábulos y detenidas pláticas, a las que acudieron también los judíos que de mejor posición gozaban en Utrera, Carmona, Écija y otros pueblos de la provincia.

 En tales reuniones, que tenían lugar de noche y en sitios de los más excusados, convinieron los israelitas en formar una especie de compañía poderosa para defender sus vidas y sus intereses, que tanto peligraban, pagando también a cuanta gente fuera necesaria a fin de que los amparase por la fuerza de los golpes inquisitoriales, que cada vez arreciaban con más energía.

Uno de los judíos que con más calor tomaron ésta proyectada empresa, fue cierto mercader de —73—telas a quien se daba el nombre de Susón, y que era un viejo ladino y marrullero muy conocido en todas partes de la ciudad por sus gracias y donaires, que, según parece, eran ingeniosos y de boca en boca corrían a diario.

Susón tenía una hija a quien el vulgo llamaba la Susona, moza como de veinte años, de buenas formas, de rostro bellísimo, y de tan gentil apostura, que solían todos darle el nombre de la “fermosa fembra”.

Mas si era guapa la muchacha, no era ciertamente de las más virtuosas, pues la lista de sus amadores era algo extensa, y las aventuras que de ella se oían eran algo complicadas y escabrosas también. La Susona se había convertido en cristiana sin que su padre lo supiera, aconsejada por cierto caballero cuyo nombre no dice la tradición, el cual fue uno de los amantes que con más pasión solicitaron y obtuvieron los favores de la gentil hebrea.

Cuando más diligentes estaban los judíos preparando su obra defensiva, cierto día se encontraron sorprendidos por los familiares del Santo Oficio, quienes desbarataron la conspiración, encerrando en las mazmorras a cuantos pudieron coger, y quemándoles vivos muy luego para que a los de su raza no quedaran deseos de organizar nuevos planes.

El viejo Susón fue uno de los ajusticiables, y su hija la que delató al Tribunal la conspiración que con tanta cautela se había fraguado, entrando luego en un convento de monjas, donde se propuso consagrarse —74— a continuas meditaciones y prácticas sagradas[3].

Pero aún sigue la historia de la famosa fembra, la cual sin duda no nació para la vida contemplativa, y al poco tiempo de residir en el claustro se escapó de él y unióse a su antiguo amante, del cual tuvo tres hijos. Harto sin duda el caballero de los cariños y zalamerías de la hebrea, la abandonó mis tarde, y ella entonces, conservando aún fresca su hermosura y vivos en el pecho sus deseos, entregóse a otro y otros galanes, viniendo por último a ser amante de un especiero, según dice la tradición, y llevando hasta el fin de sus días una existencia licenciosa y prostituida.

 Murió la Susona en medio de la mayor miseria y en una casucha de la antigua calle del Ataúd, y se dice que, arrepentida de sus pasadas ligerezas, antes de morir dejó dicho que su calavera se guardase en un muro de aquella casa para que sirviese de ejemplo; y cumpliéndose su última voluntad, colocóse en un pequeño hueco de la fachada el cráneo de la hebrea, que permaneció largos años en aquel sitio.

 

FUENTE:

Chaves Rey, Manuel. Páginas sevillanas: Sucesos históricos, Personajes célebres, Monumentos notables, Tradiciones populares, Cuentos viejos, Leyendas y Curiosidades, 1894. Sevilla [s.n.] Imp. de E. Rasco, pp.71-74.

Edición: P.V.R.

Notas

 


[1] La calle del Ataúd desapareció en 1833 cuando se ensanchó la antigua Plaza de los Caballos. Era una calle muy estrecha que discurría desde el Postigo del Alcázar hasta la Plaza de los Venerables. En esta calle se desarrolla el poema de Espronceda “El estudiante de Salamanca” y para esta calle hay además otra leyenda, la de la conversión de Miguel de Mañara. El autor identifica la calle del Ataúd y la de la Muerte (o calle de Susona). Según dice J.M. Moreno y Galvaz, fue la calle de la Muerte e iba de la plaza de los Caballos a la calle de la Pimienta (Callejero de Sevilla, 1845: 32). Según dice Antonia Díaz de Lamarque en sus Flores Marchitas (1871) era una calle tan estrecha como la del Ataúd.

[2] Aljamas: barrio donde vivía la comunidad judía.

[3] Circulan versiones erróneas sobre la tradición,  como la de  Jean-Yves Camus, ‎Denis Lévy-Willard, en Le guide culturel des juifs d'Europe –como afirmaciones como la siguiente: “La rue de la Susona évoque une vieille légende qui raconte l'insurrection de conversos contre l'Inquisition, sous la direction d'une femme: la Susona » (2002: 183).