DESCUBRE LEYENDAS

Legendario Literario Hispánico del siglo XIX

Proyecto I+D Ministerio de Economía y Competitividad FFI 2013-43241R

Publicación

BERNAL Y SORIANO, José (1880), Tradiciones y leyendas de Daroca, Imp. Hospicio Provincial, Zaragoza.

Acontecimientos
Sancho Ramírez, rey de los aragoneses, se dirige a Castilla para crear una alianza contra los moros. De camino en la ciudad de Trasoboares, aparece de repente una de la Virgen. El rey decide depositarla en el monasterio de San Pedro de Siresa en Jaca pero años más tarde, Alfonso I el Batallador, después de reconquistar Trasobares para Aragón, recupera la imagen y la coloca en el lugar donde se apareciera, sede de un futuro monasterio femenino cisterciense cuya sala capitular sería presidida por la imagen conocida como Nuestra Señora del Capítulo.
Personajes
Sancho Ramírez, rey de los aragoneses; su criado; Alfonso I el Batallador.
Enlaces

LOCALIZACIÓN

TRASOBARES

Valoración Media: / 5

Los antecedentes del monasterio de Trasobares (siglo XI)

 

Estamos en Jaca, capital del reino. Sancho Ramírez, rey de los aragoneses, estima que debe coordonar sus esfuerzos con los cristianos de Castilla para oponer un frente común a los musulmanes que dominan el valle del Ebro. Prepara, pues, un viaje a tierras castellanas, que debe hacerse con toda discreción para no levantar sospechas.

Acompañado solamente por un criado, emprendió el viaje disfrazado de arriero y, tras cabalgar día y noche, ambos se perdieron en el camino. Estaban en tierra de moros y, por lo tanto, temerosos de caer en sus manos. De repente, el canto de un gallo al alborear el nuevo día les indicó que se hallaban cerca de un poblado. Decidieron hacer un alto y redoblaron la vigilancia para no verse sorprendidos por los vigías moros.

El criado, con sumo cuidado, se adentró en la desconocida población y, dirigiéndose a una de las casas de su barrio mozárabe, le proporcionaron las vituallas necesarias para proseguir el viaje y le informaron que el poblado se llamaba Trasobares. Luego, durante el retorno junto a don Sancho que le estaba esperando ansioso, en medio de una intensa y casi cegadora luz, vio una imagen de la Virgen. Se sintió emocionado y sorprendido, y corrió cuanto pudo para contarle al rey lo que acababa de sucederle.

A pesar del peligro que suponía, los dos fueron al lugar de la aparición. Entonces, el rey, con sumo cuidado, tomó y envolvió la imagen entre paños y, tras acomodarla en la silla de su montura, decidió suspender el viaje a Castilla y regresar a Jaca sin dilación para, una vez allí, ir a depositar la imagen en el monasterio de San Pedro de Siresa.

Años más tarde, Alfonso I el Batallador reconquistó Trasobares para Aragón. A petición de los cristianos del pueblo, el rey ordenó devolver la imagen al lugar donde se apareciera, construyendo para ella una ermita, germen del monasterio femenino cisterciense que allí se fundaría, cuya sala capitular sería presidida por la imagen, de manera que pronto se le conocería como Nuestra Señora del Capítulo.

Editado por Christelle Schreiber – Di Cesare