DESCUBRE LEYENDAS

Legendario Literario Hispánico del siglo XIX

Proyecto I+D Ministerio de Economía y Competitividad FFI 2013-43241R

Publicación

ROMERO LARRAÑAGA Gregorio, « Comprar el trono de un pueblo con la sangre de un hermano. Cuento histórico », Cuentos históricos, leyendas antiguas y tradiciones populares de España, Madrid, Imprenta Boix, 1841, 143p

Acontecimientos
Luchas moros-cristianos ; reinos cristianos ; rivalidad
Personajes
don Pedro el Justiciero ; Aliatar ; don Fernando de Toledo; Gutier Sánchez de Gumilla ; bella mora Zulema ; mago moro ; don Enrique de Gales ; Beltrán Calquín el traidor
Enlaces

LOCALIZACIÓN

TOLEDO

Valoración Media: / 5

Comprar el trono de un pueblo con la sangre de un hermano

Cuento histórico

I.

    En arrogantes corceles       

    corriendo a galope largo,       

    camino van de Montiel       

    hasta doscientos cristianos.       

    Jinetes son de Castilla,     5   

    nobles e ilustres vasallos       

    de don Pedro el Justiciero,       

    sostenedores gallardos.       

    Que con ser tan populosos       

    sus florecientes estados,     10   

    y tener tan luengas tierras,       

    y ser sus dominios tantos,       

    sólo encontró en su desgracia       

    doscientos fieles hidalgos,       

    que le ofrecieran dispuestos     15   

    el corazón y las manos.       

    Pocos son, pero valientes;       

    el ser pocos, no es extraño       

    teniendo don Pedro el rey       

    tan en su contra los hados.     20   

    Y el ser valientes tampoco,       

    porque sus pechos bizarros,       

    aprendieron de los montes       

    la firmeza y desengaño;       

    porque han bebido en las aguas     25   

    que esmaltan tan nobles campos,       

    y en sangre leal tiñeron       

    gloriosos antepasados;       

    y porque nunca se olvidan       

    de que su apóstol Santiago,     30   

    ser adictos a sus reyes       

    eternamente juraron.       

    Ligeros van y ufanosos       

    de probar a sus contrarios       

    los del conde Trastámara,     35   

    don Enrique el Soberano,       

    la fuerza de su razón,       

    y la razón de sus brazos.       

    Y en poco el número cuentan       

    de los del opuesto bando;     40   

    que un alma que aliente el fuego       

    del deber y el entusiasmo,       

    bien vale por cien cuchillas       

    de cobardes y menguados.       

    Y que lo son los del conde,     45   

    pardiez que no hay que dudarlo,       

    pues la sangre generosa       

    del Onceno Alfonso, osados       

    dejan se manche y degrade:       

    y aun el solio, asilo santo     50   

    donde sólo antiguas razas       

    su nobleza perpetuaron,       

    hoy le ofrecen para silla       

    de un hombre en todo bastardo,       

    pues fue villano en nacer,     55   

    y en sus acciones villano;       

    ni me acriminen tampoco       

    que le injurio o que le agravio,       

    que es más que villano el hombre       

    que en su propio bien soñando,     60   

    las víctimas no repara,       

    que condena a su holocausto;       

    ¡ni ve una villa en la sangre,       

    ni aun con ser la de su hermano!       

    Al frente de aquellas tropas,     65   

    en un revuelto castaño,       

    que fuego bebió en las ondas       

    maravillosas del Darro,       

    cabalga un noble doncel,       

    el ardido don Fernando,     70   

    de los mejores del reino,       

    y del linaje de Castro.       

    Privado del rey le llaman,       

    y su alférez en el campo,       

    de los pocos que le asisten     75   

    en su cámara y estrados.       

    Y a fe que merece en mucho       

    los reales agasajos,       

    el franco y leal carácter       

    de aquel joven toledano;     80   

    acaso el único amigo       

    del de Castilla, y acaso       

    el que menos hace alarde       

    de su amistad en palacio,       

    Porque piensa para sí,     85   

    que la lisonja en los labios       

    es para hablar a las damas       

    en festines y saraos;       

    y que una verdad modesta       

    debe sólo el cortesano,     90   

    rendir respetuoso al trono.       

    Mas a cuenta del recato       

    con que se excusa en lisonjas,       

    y en mil rendimientos vanos       

    guarda en el hondo del pecho     95   

    un corazón tan postrado,       

    una voluntad tan firme,       

    un sentimiento tan franco       

    de adhesión hacia sus reyes,       

    que la vida con ser harto,     100   

    es lo menos que ganoso       

    consiente en sacrificarlos.       

    No desconoce don Pedro       

    lo que vale tal privado,       

    y aun por eso hacia Granada     105   

    le mandó con los despachos       

    para el rey moro Aliatar,       

    por ganársele a su bando.       

    Gutier Sánchez de Gumilla,       

    caballero zamorano,     110   

    va a su izquierda; y a su diestra,       

    en un cordobés pintado       

    sobre un trapío perlino,       

    de muchos lunares blancos,       

    el mismo Aliatar famoso,     115   

    a quien supo sin amaños,       

    el doncel, interesar       

    en defensa de su amo.       

    Costeando van la orilla       

    de Guadalmena, que manso     120   

    sus corrientes allí enfrena,       

    o por gozarse en mirarlos       

    mayor tiempo, o porque puedan       

    en un espejo más claro       

    reflejarse armas, jinetes,     125   

    banderolas y caballos.       

    En tan ameno paisaje       

    los jinetes hacen alto,       

    para dar tiempo a que llegue       

    el grueso de los soldados:     130   

    que aunque moriscos los más       

    y de Astarot partidarios,       

    no es culpa del rey don Pedro,       

    si los propios le dejaron,       

    que acoja de buena ley     135   

    los que le acorren extraños.       

    De arqueros diestros alarbes       

    y flecheros desmontados,       

    por veinte mil y quinientos       

    le conduce el africano;     140   

    y de moros fronterizos,       

    y caballeros de rango,       

    hasta dos mil ochocientos       

    de los más determinados.       

    Ya miran del polverío     145   

    los remolinos lejanos,       

    y densa nube parece       

    que por la tierra rodando,       

    ofusca del sol la lumbre,       

    oscureciendo los campos.     150   

    Ya semejan en tropel,       

    pardas montañas volando       

    que van ciñendo a la tierra       

    de sus tinieblas el manto.       

    Mas al fin se desvanecea     155   

    los cenicientos nublados,       

    y alguna ráfaga errante       

    despide un destello pálido.       

    Ya se disipa la niebla,       

    se multiplican los rayos,     160   

    y llamas de fuego brillan       

    los almetes y los cascos.       

    Las cimitarras deslumbran,       

    y los pelos de Damasco,       

    y las adargas de Túnez,     165   

    y el oro de sus brocados,       

    y las colas de sus yeguas       

    en sus pendones listados,       

    y las blancas medias lunas       

    por encima de los lazos.     170   

    Adufes mil y añafiles       

    sonoros ecos vibrando,       

    marciales himnos confían       

    a los montes y a los llanos.       

    La plata de sus arneses,     175   

    sus joyas, bandas, brocados,       

    gasas, plumas y colores       

    que en confuso girar mágico       

    entre un vapor ceniciento       

    dibujan del sol los rayos,     180   

    forman lúcidos cambiantes       

    ilusorios y fantásticos       

    que las potencias embeben       

    en sabrosísimo encanto.       

    Gozoso estaba Aliatar     185   

    las escuadras contemplando       

    de sus moros triunfadores,       

    y con marcial arrebato,       

    así a don Fernando habló:       

    «Si nos cumple lo pactado     190   

    el valiente Justiciero,       

    en vano serán, en vano,       

    los impotentes esfuerzos       

    de ese Enrique afortunado;       

    pues al fin se estrellarán     195   

    en las flechas de mis bravos       

    escuadrones, que a su frente       

    arrojarán los pedazos;       

    y estas huestas son ya sólo       

    un pobre recurso, escaso,     200   

    de las fuerzas poderosas,       

    y del grueso de soldados       

    que aún desierta el Asia entera       

    dejarán por inundaros       

    con ejércitos furiosos     205   

    que lleven la empresa a cabo.»       

    El joven le respondió;       

    -«Para cuando llegue el caso       

    deja valiente Aliatar,       

    encarecimientos raros.     210   

    Con que esos moros que traes       

    no desmayen al asalto;       

    y traigan tantos alientos       

    como flechas y venablos:       

    como justen en la liza,     215   

    como en la zambra danzaron;       

    y diestros como en sus motes,       

    sean en dar cintarazos,       

    ten por seguro que vienen       

    no digo pocos, sobrados     220   

    para extirpar de Castilla       

    los enemigos ingratos.       

    Y no por esto presumas       

    que los juzgue yo por flacos,       

    ni por remisos tampoco     225   

    en el lance de mostrarlo;       

    pues a más de que otras veces       

    solo a solo batallamos,       

    conozco que en el empeño       

    no negarás el amparo     230   

    por caballero y por Rey       

    a un Rey caballero.» -«Al cabo       

    tus pláticas a ser llegan       

    razonables, que has estado       

    con los míos poco atento,     235   

    y no mucho cortesano       

    con mi honor: y si alguien tiene       

    ocasión para dudarlo,       

    más bien soy yo de don Pedro;       

    pues son tantos los reparos,     240   

    con que va nuestras demandas       

    sordamente enmarañando       

    que de su palabra temo.»       

    -«Pues no temas, africano,       

    que no saben nuestros reyes     245   

    traficar con el engaño:       

    ni los buenos que le sirven,       

    ajustarse al embarazo       

    de peligros y desmanes       

    que ocasionan los engaños.»     250   

    -«Altivo estás, mas no es bien,       

    que tu voz, joven incauto,       

    de nuestra liga sublime       

    rompa los vínculos santos.       

    A bien que hoy debe firmar     255   

    las credenciales, si es caso       

    que consiente; y a no hacerlo,       

    sólo se pierde el cansancio       

    de mis tropas, que el volverse       

    después será necesario.»     260   

    A estas razones llegaban       

    de sus coloquios entrambos,       

    cuando a la falda del monte       

    los moros iban pasando.       

    En el centro de las huestes,     265   

    y en filas de cuatro en cuatro,       

    conducen una litera       

    con florones y resaltos       

    arabescos, cien eunucos       

    poderosos, aunque esclavos,     270   

    ¡que sólo en África saben       

    sin ser libres, vivir tanto,       

    y estribar en sus cadenas       

    el solio de sus tiranos!       

    Al pasar junto al doncel     275   

    las alcatifas alzaron       

    de una ojiva portezuela.       

    Dicen saludó la mano       

    de una hurí tan celestial,       

    que aunque la sacó de paso     280   

    y envuelta en un alfareme       

    delicadísimo y blanco,       

    se llevó tras sí los ojos       

    de más de algún castellano,       

    cual si quedaran sin lumbre     285   

    a la luz de algún relámpago.       

    Y no falta quien la vio       

    romper una flor de un ramo,       

    y arrojársela al arzón       

    del jefe de los cristianos.     290   

    Por fin desfilaron ya       

    los tercios mahometanos,       

    y en pos de ellos los guerreros       

    todo el día caminaron;       

    hasta que al fin de la tarde,     295   

    antes que el Sol en su ocaso       

    entre celajes de fuego       

    hundiese el brillante carro,       

    a las torres de Montiel,       

    almenas y empizarrados     300   

    dieron vista: y el vigía       

    de la Torre de San Pablo,       

    hizo tres veces sonar       

    los clarines a rebato.       

 

- II -

 

       En un aposento oscuro     305   

    de un torreón del Alcázar,       

    dos hombres hay agrupados       

    junto a un hogar que se apaga.       

    Es el techo abovedado,       

    y de piedra las murallas,     310   

    en donde un hueco se ve       

    que es o tronera o ventana;       

    pero como es una sola,       

    y tan angosta y tan alta,       

    apenas la luz del día     315   

    hasta el pavimento baja;       

    y aun la que entra va partida       

    por los hierros de las barras.       

    Un tiempo fue calabozo,       

    pero en el año que pasa,     320   

    y es el de mil y trescientos       

    sesenta y nueve, de cámara       

    servía o laboratorio       

    a un alquimista, que ensaya       

    bajo sus negras paredes,     325   

    los sortilegios y cábalas       

    con que sondean las nubes       

    los doctos en judiciaria.       

    Dos bancos hay sin respaldo,       

    tan estrechos que no alcanzan     330   

    a dar el punto de apoyo       

    que requiere el que descansa.       

    Sobre una mesa arabesca       

    de molduras y hojarascas       

    en bronce y acero fino     335   

    con prolijidad talladas,       

    se ven esferas, redomas,       

    pedernales y medallas,       

    jeroglíficos, compases,       

    y pergaminos y mapas;     340   

    amén de efectos curiosos       

    de vetustas antiguallas,       

    de hornillos y de crisoles       

    por el suelo de la estancia.       

    Luz ya no arrojan los cielos     345   

    porque es de noche, y tan alta       

    va que tres horas no restan       

    para empezar la mañana.       

    Y hasta entonces en verdad       

    que no la echaron en alta,     350   

    pues les sirvió de lumbrera       

    del hogar la fogarata.       

    Mas como ya sólo brilla       

    entre las pálidas brasas       

    alguna chispa que al punto     355   

    desvanecida se exhala;       

    apenas un tibio albor       

    el reflejo de las ascuas       

    al morir entre cenizas       

    sobre la frente rechaza,     360   

    de aquellos dos personajes,       

    hombres, espectros, o estatuas,       

    que todo pudieran dar       

    de imaginaciones causa       

    su extraño silencio, y más     365   

    su inmovilidad extraña.       

    Sin embargo se distingue       

    que no pueden ser fantasmas       

    por los rayos que sus ojos       

    entre las sombras derraman,     370   

    y que hacen patente el fuego       

    que les comunica el alma.       

    El más joven, que pardiez       

    aún siete lustros no alcanza,       

    es de ademán caballero     375   

    y nobilísima traza.       

    negras y cortas las puntas       

    de su cabello y su barba       

    dan a un rostro varonil       

    energía y arrogancia.     380   

    Nariz corta y aguileña,       

    noble y audaz la mirada,       

    ancho de hombros, bien dispuesto,       

    fornido y de gran pujanza;       

    aunque fino en su ademán     385   

    cuanto cortés en palabras,       

    no cabe duda en que tiene       

    el doncel la sangre hidalga.       

    El traje un jubón listado       

    de verde mar y escarlata;     390   

    un ferreruelo de pieles,       

    y un sombrerillo sin falda.       

    Un cuchillo empavonado,       

    a estilo de monte o caza,       

    lleva en su cinto prendido     395   

    más que en defensa por gala       

    de no desmentir lo airoso       

    en dejarse ver sin armas;       

    que de ello mucho se cuidan       

    los que vienen de su raza.     400   

    Viste un calzón ajustado,       

    y retorcidas las calzas;       

    en lo cual se mira bien       

    que el hidalgo que las gasta       

    sin curarse de atavíos,     405   

    va sin embargo a la usanza.       

    El otro hombre, que a su lado       

    al embozo de una capa       

    de seda roja, su rostro       

    de la muerta luz recata,     410   

    moviendo maquinalmente       

    la lumbre con las tenazas,       

    cual si tomara a placer       

    poco a poco sofocarla;       

    ostenta un traje de armenio,     415   

    y una caperuza blanca       

    sobre sus sienes sujeta,       

    su cabellera aunque escasa       

    suficiente a entrelazarse,       

    con su bien crecida barba,     420   

    que hasta la cinta del cuerpo       

    en mechones se desgaja.       

    ¡Rugosa frente, mejillas       

    encendidas cual la grana!       

    Su mirar es de traidor,     425   

    risa sardónica, amarga,       

    que sus dos labios sutiles       

    convulsamente dilata:       

    con tan continuo temblor,       

    que el que atento lo repara,     430   

    juzga si acaso estarán       

    tan trémulos porque engañan,       

    y al vender la muerte impía       

    desfallecidos desmayan.       

    Pues según cuentan los moros,     435   

    Benahia el de Granada       

    que éste es el nombre del docto       

    en la ciencia planetaria,       

    en pócimas y brebajes       

    de los que la vida atajan,     440   

    en conjuros, adivinos,       

    y en artes de nigromancia,       

    es Benahín, el más diestro       

    de los diestros de la magia.       

    La voz del joven vibró     445   

    como un chasquido en la sala,       

    pues era aguda, y el eco       

    la repitió destemplada       

    en revibrante zumbido       

    largo espacio al reflejarla.     450   

    Fijó el astrólogo entonces       

    en el joven sus miradas,       

    y después en un reloj       

    de arena menuda y parda       

    que iba indicándole al tiempo     455   

    con sus granos que volaba.       

    Cogió el astrólogo un frasco       

    y tocándole a una vara,       

    sintiose un roce, y después       

    una punzante humarada     460   

    de inflamado combustible,       

    y brilló oscilante, escasa       

    una luz verde y azul       

    al principio, y después clara.       

    El Mago la colocó     465   

    sobre una serpiente de hasta;       

    y aquella lengua de fuego       

    que muda también les habla,       

    y que ahuyentó las tinieblas       

    de aquella oscura morada,     470   

    vino a sacarles a entrambos       

    de imaginaciones tantas       

    como en su mente confusa       

    desvanecidas rodaban.       

    En aquel momento, el joven     475   

    volvió a comenzar la plática.       

       -«¿Conque por mí se decía       

    tan extraña profecía?       

    Si otra vez me la leyeras,       

    acaso así distrajeras     480   

    mi amarga melancolía.»       

       -«En las partes de Occidente,       

    entre los montes y el mar,       

    y una ave negra y traidora,       

    Ha de nacer y ser tal,     485   

    que los panales del mundo       

    para sí recogerá;       

    y todo el oro del orbe       

    codiciosa gomarlo ha;       

    y no morirá del daño,     490   

    y después tornará atrás;       

    y las péñolas por fuerza       

    de su cuerpo arrancarán;       

    y de puerta en puerta errante       

    ni un asilo ha de encontrar:     495   

    ¡y acogiéndose a las selvas       

    encerrada morirá,       

    para Dios, y para el mundo       

    que es doble fatalidad!»       

       -¿Conque ese será mi fin?     500   

    ¿Pudieras creer, Benahín,       

    que esa lectura me alegra?       

    ¿En que pensaba Merlín       

    cuando me llamó ave negra?       

       -¡El misterioso secreto     505   

    de los hados, gran Señor,       

    alcanza el sabio!       

   

-En efeto,

       

    yo de los sabios respeto       

    y de su ciencia el valor.       

       Mas respetar la impudencia     510   

    que se erige en providencia,       

    me sobra fe, y hasta ciencia       

    para no ser tan menguado.       

       Rolla, rolla el pergamino       

    que aunque tomo por holganza     515   

    la charla de ese adivino,       

    para tanto desatino       

    mi sufrimiento no alcanza.       

       ¿Qué padres los suyos fueron       

    que tan otro le engendraron?     520   

    ¿Qué otras artes le imbuyeron?       

    ¿Qué otros milagros hicieron       

    los libros que le adiestraron?       

       ¡Qué diera yo por tener       

    en mi reino a ese Merlín,     525   

    para apurar y entender,       

    si era su genio y poder       

    como es el tuyo, Benahín!       

       Entonces yo le diría       

    si el Cielo que le inspiró     530   

    tan singular profecía,       

    no, le inspiró que podría       

    ahorcar los profetas yo.       

       -¡Temed que vuestra jactancia       

    en contra os ponga los hados     535   

    que os inclina mi constancia!       

    -¿A mí sermones hinchados?       

    Maldita tu nigromancia.       

       Para los hombres sin fe       

    deja esas artes, Benahín,     540   

    que yo para mi bien sé,       

    cuanto ignora el que no ve       

    ni aun si está cerca su fin.       

       -Soberano de Castilla,       

    la ciencia también se humilla,     545   

    destrúyela con tu planta:       

    no por eso a tu garganta       

    separas más la cubilla.       

    -¿Juzgas que tengo temor       

    de vanas hechicerías?     550   

    Rindo a los doctos su honor,       

    mas solo creo al Señor       

    en llegando a profecías.       

       Trazar el rumbo a un lucero,       

    fijar un eclipse al Sol,     555   

    no es un milagro, embustero;       

    lo que lo fuera, hechicero,       

    es dar oro tu crisol.       

       No soy del vulgo ignorante,       

    supersticioso o sencillo,     560   

    que a la voz de un nigromante       

    mira brotar un diamante       

    de las ascuas de su hornillo.       

    Te equivocaste, africano,       

    hijo de la inmunda grey:     565   

    y aunque por ser tan villano,       

    no has de morir por la mano       

    de un caballero y de un rey,       

       pues ajaste mi grandeza,       

    yo hundiré tu presunción,     570   

    demostrando tu flaqueza:       

    y mañana tu cabeza,       

    verá el pueblo en mi balcón.       

       Verá que el que manda al sino       

    tiembla sólo ante mi nombre:     575   

    conocerán que el destino       

    de hallarse sujeto a un hombre       

    no fuera a un hombre mezquino.       

    -Don Pedro, Don Pedro.       

   

-Y bien,

       

    sabes puedes ayudarme,     580   

    en mi pretensión.       

   

-También

       

    sé que vais a ajusticiarme.       

    -Segura tienes tu sien,       

       si es que aquí nos entendemos.       

    Y pues ya nos conocemos,     585   

    y pues la llevas perdida,       

    mira si estimas tu vida       

    para que en tratos entremos.       

       Sabes que Aliatar intenta       

    en pago de su amistad     590   

    exigirme a buena cuenta       

    que en el enlace consienta       

    con su Zulema.       

   

-Es verdad.

       

       -Que don Fernando la adora;       

    que la hermosísima mora,     595   

    paga sus tiernos amores,       

    y que mis reales favores,       

    en vez de estimarlos llora.       

    -Sí señor.       

   

-Sabrás también,

       

    pues el suponerlo es llano,     600   

    que no puede ceñir bien,       

    de una agarena la sien       

    corona de un rey cristiano.       

       Por otra parte, perder       

    el apoyo de Aliatar,     605   

    que sólo así pude hacer       

    me venga a favorecer,       

    puédeme el reino costar.       

    Ahora bien; tu ayuda espero       

    para conciliar el modo     610   

    de ser a la fe sincero,       

    de un amigo verdadero       

    a quien amo sobre todo:       

       haciendo entender de paso       

    al rey moro de Granada,     615   

    que aunque exigencia extremada,       

    condesciendo, y que me caso       

    con su Zulema adorada.       

       Todo está previsto: ¡advierte       

    si quieres serme leal,     620   

    pues le prometo gran suerte!       

    -Juro servirte.       

   

-Y la muerte

       

    castigará al criminal.       

    ¿Qué, está bien resuelto?       

   

-Sí.

       

    -Pues sígueme y, ¡ay de ti     625   

    si quebrantas tu promesa!       

    Toma esa luz y anda apriesa.       

    -¡Rey te acordarás de mí!       

       Salió delante el armenio       

    murmurando estas palabras,     630   

    y el rey don Pedro detrás       

    con leve y furtiva planta;       

    y aun si la sombra del muro,       

    se ha de creer que no engaña,       

    dibujó el negro perfil     6