DESCUBRE LEYENDAS

Legendario Literario Hispánico del siglo XIX

Proyecto I+D Ministerio de Economía y Competitividad FFI 2013-43241R

Publicación

Páginas  sevillanas:  Sucesos  históricos,  Personajes  célebres,  Monumentos  notables,  Tradiciones  populares,  Cuentos  viejos,  Leyendas  y  Curiosidades,  1894.  Sevilla  [s.n.]  Imp.  de  E.  Rasco,  pp.75-77.

Acontecimientos
Ilustre personaje
Personajes
Juan de Valladolid y los Reyes Católicos
Enlaces
Fracchia,  Carmen.  "The  place  of  African  slaves  in  early  modern  Spain."  The  Place  of  the  Social  Margins,  1350-1750.  Routledge,  2016.  127-144.
Partidas,  Siete.  "To  Live  as  a  Slave."  Slavery  in  Medieval  and  Early  Modern  Iberia  (2013):  79.
Woodson,  Carter  G.  "Attitudes  of  the  Iberian  Peninsula."  The  Journal  of  Negro  History  20.2  (1935):  190-243.

LOCALIZACIÓN

CALLE CONDE NEGRO

Valoración Media: / 5

El  conde  negro
«Negro  tan  estimado  y  de  buen  concepto, 
que  comúnmente  le  llamaban  El  Catado  Negro, 
y  fue  mayoral[1]  y  juez  entre  ello”.
GONZÁLEZ  DE  LEÓN[2].
 
Existe  en  Sevilla,  y  en  el  barrio  de  San  Roque,  una  calle[3]  abandonada  y  sucia,  de  feísimos  edificios,  habitados  por  los  descendientes  de  aquellos  Repolidos  y  Maniferros[4]  de  que  habla  Cervantes,  la  cual  lleva  el  nombre  que  encabeza  estas  líneas  en  memoria  de  un  singular  personaje  que  allí  tuvo  su  residencia  a  fines  del  siglo  XV. 
Escriben  puntuales  cronistas  que  era  muy  general  en  Sevilla  en  aquel  tiempo  la  venta  de  esclavos  negros,  los  cuales  para  su  servicio  tomaban  los  principales  señores,  y  a  esto  se  debía  el  que  se  encontrasen  en  nuestra  ciudad  muchos  negros,  que  solían  juntarse  los  días  festivos  por  los  alrededores  de  la  puerta  del  Osario  en  compañía  de  sus  mujeres  e  hijos,  celebrando  con  la  mayor  fruición  bailes  y  tertulias  al  aire  libre,  según  sus  usos  y  costumbres  eran.
— 76 —  No  se  molestaba  aquí  a  los  negros  como  en  otras  poblaciones  sucedía;  antes  al  contrario  tratábaseles  con  mucha  benignidad,  y  el  arzobispo  don  Gonzalo  de  Mena[5],  que  tuvo  por  ellos  gran  simpatía,  les  facilitó  medios  para  que  formasen  una  hermandad,  que  salía  en  procesión  con  sus  imágenes  el  Viernes  Santo,  siendo  también  protegidos  por  el  Cardenal  Solís  [6]y  otros  personajes  de  influencia  y  categoría. 
Solían  casi  siempre  los  negros  corresponder  a  los  favores  y  mercedes  que  les  dispensaban  mostrándose  humildes  y  poco  molestos;  y  para  que  entendiera  en  asuntos  y  pleitos  de  poca  monta  nombraron  los  Reyes  Católicos  en  1475  a  un  individuo  de  la  misma  raza,  que  es  de  quien  voy  a  ocuparme.
  Fue  éste  un  negro  llamado  Juan  de  Valladolid,  hombre  de  templado  carácter,  de  edad  madura,  y  que  había  seguido  a  la  Corte  en  gloriosas  jornadas  dando  pruebas  de  valor  y  singular  tacto,  que  fueron  apreciadas  por  los  Monarcas,  quienes  en  cédula  de  8  de  Noviembre  del  citado  año  de  1475  le  decían: 
«Por  los  buenos  é  leales  servicios  que  nos  habéis  fecho  y  facéis  cada  día,  porque  conocemos  vuestra  suficiencia  y  habilidad  y  disposición,  facemos  vos  mayoral  é  juez  de  todos  los  negros  é  loros[7]  libres  o  captivos  que  están  o  son  captivos  é  horros  en  la  muy  noble  y  muy  leal  ciudad  de  Sevilla  é  en  todo  su  Arzobispado,  é  que  no  puedan  facer  ni  fagan  los  dichos  negros  y  negras,  loros  y  loras,  ninguna—  77—  fiesta  nin  de  entre  ellos,  salvo  ante  vos  Juan  de  Valladolid...  y  mandamos  que  vos  conozcáis  de  los  debates  y  casamientos  y  otras  cosas  que  juzgado  entre  ellos  hubiese,  é  non  otro  alguno,  por  cuanto  sois:  persona  suficiente  para  ello,  ó  quien  vuestro  poder  hubiere,  y  sabéis  las  leyes  y  ordenanzas  que  deben  tener,  é  nos  somos  informados  que  sois  de  linaje  noble  entre  los  dichos  negros.» 
Tomó  posesión  del  cargo  Juan  de  Valladolid  y  estableció  su  residencia  en  una  casa  de  la  calle  de  Santa  Cecilia,  que  es  la  misma  que  hoy  tiene  el  título  del  Conde  Negro,  pues  así  fue  conocido. 
No  resultaron  desmentidas  por  los  hechos  las  palabras  que  en  su  cédula  dedicaban  los  Reyes  Católicos  a  Juan  de  Valladolid,  pues  éste,  obrando  con  singular  astucia,  y  ajustándose  a  la  más  puntual  justicia,  desempeñó  su  empleo  con  toda  sastisfacción  y  demostrando  palpablemente  las  buenas  dotes  que  poseía. 
Pocas  son  las  noticias  biográficas  que  del  Conde  Negro  se  han  conservado  hasta  nuestros  días,  ignorándose  con  exactitud  la  fecha  de  su  muerte,  que  se  supone  ocurrida  en  los  comienzos  del  siglo  XVI,  sin  que  tampoco  se  sepa  el  lugar  donde  recibió  sepultura,  y  otras  circunstancias  particulares  que  de  seguro  ofrecerían  gran  interés  ahora. 
Cuenta  la  tradición  que  la  casa  donde  vivió  Juan  de  Valladolid  era  entonces  de  gran  amplitud  y  buen  aspecto  y  corresponde  a  la  señalada  más  tarde  con  el  número  30,  la  cual  conservó  largos  —78—  años  en  cierto  hueco  de  su  fachada  una  cabeza  de  barro  que  se  tenía  por  auténtico  retrato  del  famoso  Mayoral  de  los  negros.
  En  este  edificio  tenía  el  honorario  Conde  su  tribunal,  ante  el  que  concurrían  a  diario  multitud  de  negros  y  negras  a  ventilar  sus  cuestiones  y  a  resolver  sus  disputas,  las  cuales  era  oídas  con  gran  calma  y  flema  por  Juan  de  Valladolid,  quien,  representando  con  toda  gravedad  su  importante  papel,  después  de  escuchadas  ambas  partes,  solía  dirigir  una  larga  arenga  a  los  que  litigaban,  condenando  luego  allí  mismo  a  aquellos  que  lo  merecían. 
Varias  anécdotas  conozco  del  Mayoral  y  juez  de  los  negros,  así  como  algunos  actos  de  justicia  por  él  practicados,  que  corren  todavía  en  boca  de  las  gentes,  las  cuales  suelen  atribuirlos  a  otros  personajes  que  nada  tienen  que  ver  con  Juan  de  Valladolid. 
Presidía  éste  todos  los  domingos  los  festejos  que  sus  gobernados  celebraban  en  las  afueras  de  la  puerta  de  Carmona,  y  para  ello  se  colocaba  en  un  estrado,  desde  el  cual  daba  las  órdenes  oportunas  y  que  creía  más  convenientes  para  el  buen  orden  de  los  bailes,  de  los  coros,  de  las  máscaras  o  de  la  diversión  que  se  estuviera  celebrando. 
Célebre  fue  Juan  de  Valladolid  y  célebre  es  también  la  calle  donde  tuvo  su  residencia,  en  la  cual,  como  dije  al  principio,  se  han  refugiado  los  descendientes  de  aquellos  originales  tipos  que  tanto  renombre  dieron  en  otros  siglos  a  la  Macarena,  a  la  Costanilla  y  a  la  Morería.
 
 
 
 
Chaves  Rey,  Manuel.  Páginas  sevillanas:  Sucesos  históricos,  Personajes  célebres,  Monumentos  notables,  Tradiciones  populares,  Cuentos  viejos,  Leyendas  y  Curiosidades,  1894.  Sevilla  [s.n.]  Imp.  de  E.  Rasco,  pp.75-77.
Edición:  P.V.R.
 
Notas
 

[1] Mayoral: juez, administrador, superior, recaudador
[2] Félix González de León, Noticia histórica del origen de los nombres de las calles de Sevilla.., Sevilla: Imprenta de José Morales. 1839,
[4]  Maniferro  y  Repolido:  personajes  de  la  novela  de  Cervantes,  Rinconete  y  Cortadillo,  ambientada  en  Sevilla,  y  publicada  en  1612  (en  la  colección  de  las  Novelas  ejemplares)
[5] Su sepulcro está en la capilla de Santiago de la catedral de Sevilla.
[7] Loro: mulato (Diccioario de la lengua española, RAE)